Sexualidad, de la prehistoria a la actualidad

Diosas de la masturbación, hombres con tres mujeres legítimas, felatrices y libros sagrados sobre el sexo, es un poco de lo que envuelve la historia de la sexualidad

Muchos podríamos pensar que la sexualidad se limita al placer, la identidad o la procreación, sin embargo, su historia va más allá. Hombres con tres mujeres legítimas, ríos con semen para la fertilidad, diosas de la masturbación; cada sociedad tiene diferentes costumbres sexuales y conocerlas puede ayudar a entenderlas y a entendernos. El concepto socio-histórico es un factor determinante que nos ayudará a desmenuzar cómo ha evolucionado la sexualidad desde la época de la prehistoria hasta la actualidad.

SEXUALIDAD Y SEXO

Primero habríamos que dejan en claro qué es la sexualidad y qué es el sexo. A lo largo de la historia, la sexualidad ha sido considerada como un aspecto vital para la humanidad, primero como función reproductora, como acto erótico, y siendo una consecuencia de la satisfacción del deseo sexual. Sin embargo, el término sexo difiere bastante del término sexualidad; conceptos comúnmente considerados como sinónimos con un inadecuado e indiscriminado uso en el lenguaje cotidiano.

Por una parte, el sexo tiene una mera función fecundadora. Conlleva a la reproducción de la especie, perpetuando su existencia; dicha conducta es también observable en distintas especies del reino animal. En cambio la sexualidad es un aspecto característico del ser humano que implica (además del sexo como función reproductora), otros aspectos como el género, la orientación sexual, la identidadsexual, cuestiones emocionales y sobre todo aspectos culturales definidos por la sociedad y la época.

LA SEXUALIDAD DESDE LA PREHISTORIA HASTA NUESTRA ÉPOCA ACTUAL:

Cada sociedad, en cada momento, posee su propia escala de valores, normas, costumbres, ideologías, leyes, etc. “Es por ello que lo que constituye un delito para una determinada sociedad, puede ser considerado una conducta apropiada en otra”, aseguró la licenciada Diana Pietruszka, una de las directoras -junto con el doctor Miguel Rivero-, del curso de “Sexualidad Humana” que dicta la Universidad CAECE de Argentina.

SEXUALIDAD EN LA PREHISTORIA

A lo largo de la historia han existido distintas manifestaciones de la sexualidad como parte de las conductas humanas. En la época de la prehistoria, esta conducta ya se encontraba presente. Aquí la práctica consistía principalmente en el coito con función reproductora y sin una connotación placentera consciente. Es posible que gracias al descubrimiento de la agricultura, los primeros seres humanos contarán con mayor disponibilidad de tiempo y con ello existiese una disponibilidad explorar el efecto placentero que implicaba el sexo. Algunas de las evidencias de las manifestaciones de la sexualidad de esta época se encuentran en pinturas rupestres, y figuras talladas de genitales elaborados por los primeros seres humanos racionales.

LA SEXUALIDAD EN EL ANTIGUO EGIPTO

Si hablamos de las primeras sociedades humanas en la historia, encontramos que no todas presentaban represiones a las diversas prácticas y preferencias en torno a la sexualidad. Evidencia de esto es el antiguo Egipto, donde el acto sexual era comprendido como algo igualitario y permisivo. La sexualidad era una representación asociada a la creación y un aspecto esencial. Y tampoco existen pruebas de represiones referentes a la homosexualidad.

Además de que existía una concepción distinta respecto a la prostitución, la cual incluso podía ser considerada como algo sagrado en aquel tiempo; las felatrices eran también una forma de prostitución donde las mujeres ofrecían sexo oral a cambio de una remuneración. El incesto y el adulterio era algo socialmente aceptado y no existían impedimentos para ello. Por su parte, el divorcio se presentaba y era algo común, mientras que la infidelidad solía ser castigada en las mujeres.

LA SEXUALIDAD EN LA ANTIGUA GRECIA

Las características de la cultura griega antigua son de tal relevancia que perduran y son estudiados en la actualidad; tanto en la filosofía, la literatura, la música,  la educación, la medicina, e incluso la sexualidad. Ya que desde la antigua Grecia, se especula la sexualidad es considerado como un tema educativo. Pues también la práctica sexual en esta cultura tiene no sólo una connotación de reproducción de la especie; sino que el placer, el hedonismo y el erotismo son eje de la concepción del sexo. Existía nula represión a la infidelidad y a la homosexualidad. Por lo que las orgías eran permitidas y la belleza del cuerpo humano era una cuestión digna de admiración para los griegos.

De acuerdo a expertos del tema, se apuntan a que las esculturas griegas de  los denominados Guerreros de Riace  que poseían un miembro sexual pequeño, era debido a que se consideraba un elemento estético apreciado y como un concepto de belleza que representaba la moderación y era un elemento estético propio del macho alfa. Además de que la virginidad o los vestales eran también motivo de culto y de admiración. Estas son algunas ideas sobre la sexualidad que difieren con los clichés de la actualidad.

LA SEXUALIDAD EN LA ANTIGUA ROMA

Tal vez uno de los datos más popularizados sobre esta sociedad, eran la permisividad y las “orgías romanas”. Sin embargo es también importante que aquellos testimonios de estos actos sean provenientes de autores cristianos; quienes posiblemente censuraban y apuntaban a la depravación de los romanos. Existen también investigaciones que argumentan que la homosexualidad era mal vista, ya que la cultura de la romana se caracterizó por una idea de la sexualidad como manifestación de control. Así que consideraban que un hombre penetrado u hombres prostituidos no poseían control y perdía en valor del control. Por ende la masculinidad tomaba un papel protagónico en la historia de la sexualidad en la antigua roma y el rol de la mujer en la sociedad era limitado. Pero también el adulterio, por su parte era mal visto, dependiendo de la gravedad y de las implicaciones.

Con todo lo anterior mencionado, encontramos una sociedad que vivía con tabúes y prohibiciones respecto a la práctica de la sexualidad. El motivo por el que exista una idea de una Roma promiscua y liberal es por una negativa interpretación a los vestigios y manifestaciones como pinturas y textos de la época antigua en Roma.

LA SEXUALIDAD EN LA ANTIGUA BABILONIA

En la antigua Babilonia, como en otras culturas, existía una idea de la sexualidad como algo sagrado. La mujer era un símbolo de fertilidad y símbolo sexual. Por otra parte encontramos una sociedaddonde existen ciertas prohibiciones o rechazo a la infidelidad femenina. En  este sentido, también era posible encontrar castigos y represiones a la mujer si ésta presentaba conductas sexuales fuera de lo socialmente aceptable para ese tiempo. Sin embargo en el hombre le era permitido tener más de una pareja o concubinas.

LA SEXUALIDAD EN JAPÓN

Las geishas son un elemento característico de esta cultura. Originalmente eran solo hombres, y eran considerados como profesionales del entretenimiento, donde además del erotismo se mezclaban elementos de la cultura y el arte de Japón. Por otra parte existía también el Shunga que eran representaciones gráficas de escenas sexuales tanto heterosexuales como homosexuales, e incluso orgías. Estas viñetas iban más allá de la pornografía, pues además de ser escenas explícitas, eran artefactos populares entre los siglos XVI y XVIII que incluso se consideraban educativos para quienes no tenían aún su primer contacto sexual. Actualmente se considera que estas son representaciones artísticas, y muestra de cuál era la percepción de la sexualidad en aquella época, dado su carácter erótico.

LA SEXUALIDAD EN EL ISLAMISMO

El islamismo se caracteriza por un notorio interés por la sexualidad. Existen muchas referencias literarias donde es notoria la búsqueda y comprensión de los placeres carnales. Y aunque existen muchos libros sagrados sobre el sexo, tal vez la obra más representativa sea el Kama Sutra, en la India islámica. Donde además de mostrar sesenta y cuatro posiciones sexuales y ocho principales; también aborda otros temas como la elección de esposa, la atracción, y las cortesanas entre otros temas. Pero a pesar de la apertura de la sociedad islámica en los temas de sexualidad, también fue característica una represión a la figura femenina y con un machismo muy marcado.

LA SEXUALIDAD EN LA CULTURAS PRECOLOMBINAS

Es hasta antes de la llegada de los españoles que las manifestaciones de la sexualidad eran ampliamente aceptadas. Existía una concepción espiritual y cósmica en torno al acto sexual, así como una idea de la sexualidad ligada estrechamente a la fertilidad.  Existían además, sofisticadas técnicas para el acto carnal, por lo que estos actos sexuales no eran vistos con censura o motivo de vergüenza.

En México precolombino la sexualidad también tenía cierta consideración como un goce mítico, e incluso la práctica era considerada algo natural donde también posiblemente se realizaban prácticas sexuales bajo los influjos de alucinógenos y afrodisiacos. Se consideraba la sexualidad algo importante para la reproducción,  el adulterio podía ser penado, también las relaciones sexuales se daban dentro del matrimonio y podían llegar a ser polígamas.

Las deidades relacionadas con el amor, representaban gran importancia en estas sociedades. La homosexualidad no era mal vista, ya que incluso entre los mayas existía el culto a la luna como una diosa de la creación, de ambos sexos o bisexual. Por lo que para los mayas no existían distinciones marcadas entre heterosexuales y homosexuales.

LA SEXUALIDAD EN LA SOCIEDAD JUDEO CRISTIANA

Y aunque los judíos posiblemente fueron los primeros en reprimir la sexualidad, no han sido la única cultura en hacerlo; sin embargo la influencia de esta represión tiene influencia aún en la actualidad de muchas sociedades. Es a partir de la institucionalización de la religión católica, que comienza las prohibiciones a las prácticas sexuales como acto placentero, y solo era permitirlo el sexo procreador, pues se consideraba que este aspecto de la vida humana era vulgar y alejaba de Dios. Esta idea de la sexualidad marcó muchas sociedades europeas y posteriormente con la colonización también en América, que sería influenciada por aquella fuerza política represora, donde además la mujer era considerada como un objeto sexual.

En Europa medieval también se conservarían estas censuras a la libre práctica sexual con connotación moralista. La mujer sigue siendo vista como un ser maligno y corrompedor para el hombre. El erotismo, la homosexualidad y el desnudo eran severamente castigados. La castidad era considerada una virtud y la mujer virgen era sinónimo de respeto y de gran virtud. De ahí surgen los cinturones de castidad como artefactos que ayudaban a conservar la virginidad hasta la llegada del “santo matrimonio”, donde era permitido el acto carnal entre los cónyuges únicamente para la procreación.

Es hasta el renacimiento que la filosofía Teo-centrista pierde protagonismo y en consecuencia hay una revolución ideológica que se ve reflejada en las manifestaciones artísticas como la pintura, la música y literatura donde la figura la belleza humana es apreciada y la sexualidad adquiere apreciación, admiración, y la mujer se  considera una figura o ícono de la sexualidad; y ello una nueva filosofía alrededor de ser humano. Por lo que el interés y los conocimientos sobre las implicaciones de la sexualidad aumentan, y se abandonan las ideas tradicionales establecidas por la iglesia católica.

LA SEXUALIDAD EN LA ÉPOCA VICTORIANA

Uno de los aspectos más relevantes es la influencia de las ideas religiosas, la moralidad y la represión a las prácticas carnales en la época de la Victoria. Es aquí que se generan una serie de tabús y mitos respecto a la sexualidad, que infunden el miedo y la culpabilidad hacia el acto carnal; esto debido a que a se consideraba el sexo como un acto repulsivo, pero necesario.

Existía una “doble moral sexual”, donde las relaciones sexuales y el erotismo en general eran censurados. E incluso se habla de que pese a las costumbres puritanas y lo políticamente correcto, el fenómeno de la prostitución tenía su lugar en esta época ampliamente difundido, además de conductas sexuales como la homosexualidad, abuso infantil y las orgías que se llevaban a cabo en un mundo subterráneo.

Un hecho curioso de la era victoriana era la llamada histeria femenina, el cual era un tema de interés médico, donde se pretendía dar solución a los males que aquejaban a las mujeres y síntomas. El método era un masaje pélvico que pretendía llegar a un paroxismo histérico, es decir un orgasmo. También en Inglaterra se da lugar a la aparición de los primeros preservativos fabricados con látex, ya que antes de la popularización de los condones de látex, éstos eran fabricados con otros materiales como el cuero o las tripas de algunos animales.

LA SEXUALIDAD EN LA ACTUALIDAD 

En gran parte de occidente y en algunas culturas orientales, es posible encontrar una revolución referente a la sexualidad. Son muchos los factores y movimientos sociales que han contribuido a una nueva noción de este aspecto de la humanidad. Desde la segunda mitad del siglo pasado y hasta nuestros días existen cada vez menos tabús respecto al tema. Sin  embargo con la incorporación de las nuevas tecnologías a nuevos estilos de vida y principalmente con la llegada del Internet, es posible encontrar una inmensa movilización de información opiniones y perspectivas acerca de la sexualidad.

Más allá de la popularización de los contenidos pornográficos en la red, existe una amplia difusión sobre la igualdad de género, temas sobre la orientación sexual, el erotismo, fetichismo,  parafilias, contenidos educativos, relatos y literatura erótica, información y datos de estudios científicos y nuevos descubrimientos de implicaciones psicológicas y fisiológicas de la sexualidad.  Por lo que la fácil accesibilidad a estos contenidos trae como consecuencia nuevas formas de ver el mundo de la sexualidad.

El fenómeno de la sexualidad tiene cada vez tiene un lugar más significativo en la cotidianidad de las sociedades modernas que se manifiesta en los actuales estilos de vida en muchas culturas. Las familias poliamorosas, la homosexualidad, bisexualidad, pansexualidad,  parafilias sorprendentes, el orgasmo en ambos géneros, etc., son temas que cada día forman parte del interés colectivo de nuestra contemporaneidad, y con ello una amplia aceptación del erotismo y la sexualidad como parte de la esencia humana.

FUENTE : LA SILLA ROTA.COM

admin

Next Post

Tendencia es irreversible: ‘Alito’ Moreno

lun Ago 12 , 2019
Alejandro Moreno se proclama ganador de elección interna del PRI junto a su compañera de fórmula en la Secretaría General, Carolina Viggiano. Alejandro Moreno Cárdenas “Alito” se proclamó ganador en la contienda interna para la presidencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) junto a su compañera de fórmula en la Secretaría General, Carolina […]